Los tensiómetros no miden directamente la humedad de la tierra, sino que indican el esfuerzo que debe realizar la planta para extraer el agua del suelo. Por lo que nos facilita la labor de decidir cuándo regar y cuánta agua aplicar.

IKOS TECH incorpora dos tensiómetros de alta precisión que nos a ayuda tomar las mejores decisiones en lo referente a la aplicación del agua de nuestros cultivos.

¿Por qué todos los equipos de medición de IKOS incorporan dos tensiómetros?

IKOS incorpora dos tensiómetros a diferentes profundidades para controlar la humedad en un perfil de unos 30 cm aproximadamente, permitiendo monitorizar los niveles de desecación y humectación del suelo en el perfil donde se encuentran la mayoría de las raíces en el caso de cultivos hortícolas.

IKOS tambien dispone de tensiómetros de  30 y 60 cm de profundidad para cultivos arbóreos.

Cada uno de los tensiómetros tiene una función principal en el manejo del agua de nuestros cultivos:

Tensiómetro superficial (Ts): Nos indica cuando voy a regar.

Tensiómetro superficial (Tp): Nos indica la cantidad de agua que vamos aplicar.

¿Cuales son los rangos de tensión óptimos para regar?

Nuestros suelos agrícolas se comportan como despensas donde se almacenan el agua y nutrientes, dependiendo de la tipología del suelo la capacidad de retener el agua será mayor o menor por consiguiente no todos los suelos han de regarse de la misma manera.

En la siguiente tabla podemos observar los rangos de trabajo  en función de la estructura del suelo:

¿Interpretación de las lecturas de los tensiómetros?

Cada 12 minutos se realiza una medición de cada uno de los sensores, dicha información se representa en la plataforma web de Mi Ikos donde nos permite analizar la información recibida y tomar las mejores decisiones a la hora de aplicar el agua en nuestros cultivos.

Cómo se puede observar en la siguiente imagen nuestros equipos detectan los procesos de humectación y desecación de nuestros suelos. Interpretando los niveles de humedad del suelo nos permite ajustar la frecuencia de riego y en función del nivel de humedad en el perfil más profundo nos permite ajustar el tiempo de riego.

Manejo de riegos en función de la tipología del suelo

En la siguiente imagen podemos observar el comportamiento de un suelo arenoso, la imagen nos muestra un periodo de 7 días donde se puede observar que se producen 2 riegos diarios aproximadamente, la referencia de riego es cuando el tensiómetro superficial llega a los 90 mBar aproximadamente.

Cómo se puede observar en la imagen siempre se riega cuando el tensiómetro llega al valor de humedad correcto, por lo que se esta aplicando de una forma correcta el agua de riego y la planta siempre realiza el mismo esfuerzo para extraer el agua del suelo evitando procesos de estrés para nuestro cultivo.

En el siguiente ejemplo tenemos un suelo que se comporta totalmente diferente ya que corresponde a un suelo franco, por lo que no se puede regar de la misma manera. Como podemos observar para un periodo de tiempo de 7 días se aplican solo dos riegos cuando el tensiómetro superficial llega a la referencia estipulada que son los 250 mBar aproximadamente.

Como se puede observar comparando los dos suelos, los suelos arenosos precisan rangos de tensión más bajos y riegos mas frecuentes para mantener la humedad del suelo ya que se secan más rápido. Sin embargo los suelos francos retienen más la humedad y precisan riegos más largos y más espaciados.

Utilizando la tecnología que proporciona IKOS, nos permite indentifcar rápidamente la tipología de nuestros suelo  y actuar sobre ellos de la mejor manera posible.

 

Compartir